Menos mal que con los rifles no se matan las palabras

jueves, 17 de febrero de 2011

Análisis de tres poemas. Modernismo, vanguardias y generación del 27

Durante una serie de días, nos dedicamos a analizar poemas y aprender a diferenciarlos. De todas las fotocopias que no dio, he escogido 3 poemas, uno de cada estilo (modernismo, vanguardias y generación del 27) para poder ejemplificar mejor las diferencias entre los distintos movimientos.

1r poema


DE INVIERNO - RUBÉN DARÍO

En invernales horas, mirad a Carolina.

Medio apelotonada, descansa en el sillón,

envuelta con su abrigo de marta cibelina

y no lejos del fuego que brilla en el salón.

El fino angora blanco junto a ella se reclina,

rozando con su hocico la falda de Alençón,

no lejos de las jarras de porcelana china

que medio oculta un biombo de seda del Japón.

Con sus sutiles filtros la invade un dulce sueño;

entro, sin hacer ruido; dejo mi abrigo gris;

voy a besar su rostro, rosado y halagüeño

como una rosa roja que fuera flor de lis.

Abre los ojos, mírame con su mirar risueño,


La primera imagen es de una mujer con una falda de aleçon dormida en un sillón, envuelta en un abrigo de piel.
Hay también un fuego, que le da calidez y ilumina ténuemente la imagen que se forma en nuestras cabezas.
Los elementos que aparecen son muy exóticos, de países lejanos más próximos al oriente que al occidente, objetos ricos y bellos, cargados de adornos.
Estos son el abrigo de piel, el gato angora, la porcelana china, el biombo de seda del Japón, la falda de Aleçón y la flor de lis.

Mientras ella duerme, llega un hombre, que entra sigilosamente, deja el abrigo y besa su rostro con suavidad, a lo que ella responde abriendo los ojos, mirándole y sonriéndole.

Todo el poema transcurre en una estancia interior, una habitación, pero el último verso nos recuerda que también hay un mundo en el exterior, París, donde está nevando.

Podemos observar que mientras ella está dormida, no hay acción, todo es descriptivo, pero cuando llega él empieza a haber movimiento.

Así pues, podríamos dividir el poema en dos partes de dos manera distintas: según el movimento o según es espacio.
Si lo dividimos de la primera manera, la primera parte empieza en el inicio y termina en el verso 9, y la segunda empieza en el verso 9 y ternima en el final del poema.
En cambio, si lo dividimos de la segunda manera, las dos partes queden muy menos iguales, ya que la primera parte va desde el inicio del poema hasta el verso 13, y el último verso es la segunda parte.

Podemos ver que el poeta intenta crear algo bello, usando un vocabulario muy rico, combinando elementos cultos con palabras vulgares, casi corrientes e incluso palabras nuevas.

El momento culminante del poema es, sin duda, el momento en que ella despierta, abre los ojos y le mira. De ahí podemos decir que el tema central del poema es “el amor se transmite a través de la mirada”, característica que ya podemos ver en la literatura clásica.

El poeta intenta captar lo efímero, el instante, ese momento que se esvanece tan rápido que desearíamos que durara para siempre. Se aferran a ese disfrute momentáneo, en este poema en concreto el preciso instante en que la muchacha despierta, como si quisiera hacer desaparecer toda la realidad para centrarse en esa instantánea.

Todos los puntos mencionados anteriormente son característicos del modernismo.


2ndo poema

SOBRE LA NIEVA SE OYE RESBALAR LA NOCHE - VICENTE HUIDOBRO


Sobre la nieve se oye resbalar la noche


La canción caía de los árboles

Y tras la niebla daban voces


De una mirada encendí mi cigarro


Cada vez que abro los labios

Inundo de nubes el vacío

En el puerto

Los mástiles están llenos de nidos


Y el viento

gime entre las alas de los pájaros


LAS OLAS MECEN EL NAVÍO MUERTO


Yo en la orilla silbando


Miro la estrella que humea entre mis dedos



Lo que más llama la atención del poema, a simple vista, es su estructura, nada normal. Para empezar, hay mayúsculas en medio y los versos están corridos. Además, no hay signos de puntuación.

Podemos ver que es la descripción de un paisaje, aunque no hay sentimientos ni emoción hacia lo que el poeta está viendo o viviendo, como si lo contara de la forma más objetiva posible, de forma neutra.

Hay muchas metáforas, que son de carácter abstracto, irracional. Aquí tenemos un ejemplo:

El viento gime entre las alas de los árboles. Es una metáfora irracional; los pájaros no vuelan por la noche y cuando se pone el sol pliegan sus alas, por lo que ese gemido del viento no puede estar entre sus alas. Es una metáfora muy audaz, de sueños, rara, de impresiones que se crean en la cabeza pero que no existen (ni han existido ni existirán) en la realidad. Hay una asociación de conceptos que puede pasar en la cabeza aunque no en la realidad.

Todas estas características son claramente de los movimientos de vanguardias.

3r poema

DESNUDO - MANUEL ALTOLAGUIRRE

El cielo de tu tacto
amarillo cubría
el oculto jardín
de pasión y de música.
Altas yedras de sangre
abrazaban tus huesos.
La caricia del alma
-brisa en temblor- movía
todo lo que tú eras.
¡Qué crepúsculo bello
de rubor y cansancio
era tu piel! Estabas
como un astro sin brillo,
recibiendo del sol
la luz de tu contorno.
Sólo bajo tus pies era de noche.
Eres cárcel de música
de la música presa,
que intentaba escapar
en cada gesto tuyo,
pero que no podía salir
y se asomaba como un niño
a los cristales de tus ojos claros.


El poema es, básicamente, el retrato de una dama, aunque las asociaciones que hace no son nada corrientes:
Vemos que relaciona el tacto con el color amarillo, el cielo y el jardín oculto de pasión y música, los huesos con la hiedra y la sangre, el alma con las caricias, la brisa y el temblor y por último la piel con el rubor, el cansancio y el crepúsculo.

No hay los ojos de la amada ni nada de lo típico en toda la literatura clásica, aunque sí que podemos ver algún aspecto de literatura anterior, como por ejemplo la hiedra como representante de los brazos de la amada o la brisa, que tiembla al ver la amada, ya que ella lo mueve todo, incluso el deseo del poeta.

Es una descripción muy original, ya que hay una mezcla entre lo tradicional y un lenguaje más rompedor, más nuevo, lleno de metáforas irracionales.

Las frases "estabas como un astro sin brillo" y "solo bajo tus pies era de noche" nos indican que hay algo que no funciona, que hay problemas en esa relación, como si hubiera alguna cosa que está refrenando ese amor, como si hubiera alguna imposibilidad para que los dos tengan una relación amorosa normal y fluida.

Esta mezcla de influencias, de lo tradicional y lo más vulgar, más novedoso, es sin duda, una de las principales características de la generación del 27, por lo que podemos decir que el poema pertenece a este movimiento.



1 comentario: